Dominio y seo

Vamos a ver en este post como afecta el dominio en el seo. Aunque nadie conoce el algoritmo que emplea Google para decidir quién aparece antes y quién después, pero sí se han constatado una serie de factores que influyen en el SEO. Obviamente, no sabemos el tanto por cierto o la importancia exacta de cada uno, pero ayuda en nuestro trabajo para mejorar el posicionamiento. En esta entrada trataré sobre los factores que afectan al dominio. Recalco una vez más sobre el SEO: es un proyecto a largo plazo, continuo y diario. El que quiera resultados inmediatos, tendrá que darse un baño de realidad. Al tener tantas variables en su interior el SEO, lo mejor que podemos hacer es centrarnos en los factores que nos resulten más fáciles y factibles, por lo menos al principio. Todo dependerá del tiempo, disposición y experiencia que tengamos.

Antigüedad del dominio La edad del dominio, es decir, el tiempo transcurrido desde la creación de un dominio, es un factor que influye en el SEO. Google confía en un dominio antiguo porque la constancia de un sitio y la permanencia de un sitio transmite confianza. A igualdad de condiciones prima la veteranía frente a un dominio retoño, por tanto, será más fácil posicionar un dominio ya existente desde hace tiempo al contar con la estima de Google. Se puede saber la antigüedad de un dominio y existen herramientas que nos proporcionan esa información.
Fecha de indexación Una cuestión razonable que os podéis hacer tras el párrafo anterior: si Google prefiere los dominios antiguos es genial, consigo uno con varios años de antigüedad y ya he conseguido algo. Pues no, el buscador también detecta cuando fue la primera vez que lo indexó en sus registros. No valora lo mismo un dominio que esté indexado hace tiempo que uno que todavía no lo esté. Esta variable también hay que tenerla en cuenta, Google no es tonto.
Fecha de expiración Al hilo de la filosofía de mayor constancia y tiempo, mayor confianza; sucede lo mismo con la expiación. Esta fecha trata sobre la caducidad del dominio y cuando se deja de “alquilarlo”. Cuando contratamos un dominio es por un período de tiempo, lo más normal está entre un año hasta los diez en algunos casos. Muchas webs que se dedican al spam no suelen tener una vida larga, por lo que su fecha de expiación no suele ser más de un año. Muchas empresas renuevan anualmente su dominio cuando lo tendrían que emplear la lógica y reservarlo para más tiempo, dando así a Google la confianza que demanda. Algunos opinan que este factor es irrelevante o, directamente, no afecta al SEO.
Palabras clave en el dominio El nombre de nuestro dominio es notable para nuestro. Las discusiones relativas a que cada vez influya menos para el SEO o que Google tenga más en consideración las palabras al principio que al final del dominio, las dejaré aparte. Elegir correctamente una estrategia para escoger las mejores keywords para nuestro dominio es importante. El hecho de que las palabras clave se encuentren en el dominio no sólo ayuda al posicionamiento, sino que a los usuarios les sea más fácil acordarse de nuestro sitio. La longitud estará condicionada a la cantidad de palabras clave y a la extensión de las mismas. Aquí conviene emplear el sentido común y la sencillez, no merece la pena complicarse con nombres de dominio difíciles o sin sentido para el lenguaje humano. Que la coincidencia sea exacta o parcial no importa tanto como poner el acento en lo razonable y lógico.
Geografía y extensión en el dominio La extensión de nuestro dominio dependerá de cómo lo queramos posicionar y dónde se encuentre nuestro mercado. Hay dos grandes tipos de dominios: territoriales o Country code Top-level Domains (ccTLD) y genéricos o Generic Top-level Domains (gTLD). Los tipos del primer grupo están relacionado con cada país en específico. Por ejemplo, si nos queremos centrar en España lo lógico sería coger un .es a poder ser, .it si nos queremos mover en Italia. Los del segundo tipo no pertenecen a ningún país en concreto. Algunos ejemplos son: .com, .net, .info, .org, .edu o .gob. Depende de la región por dónde nos queramos mover. Hay varias teorías al respecto si los dominios nacionales posicionan mejor en el país correspondiente y peor en el resto del planeta o si el .com es un comodín realmente útil. Mi consejo es usar el sentido común ya que es nuestra mejor herramienta, si es razonable nuestra elección Google no nos penalizará por ello mientras sea razonable. Por supuesto, otro dato a tener en cuenta es la IP y el servidor. Su geolocalización también es importante, ¿tiene sentido poseer un .es cuya IP sea alemana y el servidor tampoco esté alojado en España?
Subdominios Un gran foco de debate son los subdominios y su empleo para múltiples idiomas en caso en de tiendas online o emplear subcarpetas dentro del propio dominio. Cada situación tiene sus pros y sus contras requiriendo más recursos o estrategias posicionando para cada país con su respectivo SEO o emplear subcarpetas que es más fácil. Además, de si el posicionamiento de los dominios y subdomios cómo están entrelazados y se adecúan. Y con los subdominios volvemos a emplear las keywords de los mismos, longitud y coherencia en el nombre.
Dominio público o privado A Google le gusta la transparencia y conocer todo de nosotros, por lo tanto, tener un whois privado sobre dominio podría no agradarle. El buscador es de la opinión que un dominio privado tiene algo que ocultar, ¿para spamear más cómodamente o clientes que disfrutan del anonimato? Además, así Google detecta si las futuras web son también spam o no. Además, siendo la whois pública detecta mejor el rastro de propietarios del dominio y juzgar mejor si pertenecen a una “lista blanca o negra” en función de sus acciones. De aquí se deduce que Google premia la constancia con el mismo propietario y la constancia.
Cambios en la IP del dominio Es razonable que cada cierto tiempo cambiemos de hosting para ir a otro mejor y más potente por cualquier causa: desde incremente de tráfico en nuestra web hasta encontrar un servidor con un servicio decente. Hasta aquí todo normal, cuando nos puede penalizar Google es un cambio continuo de IP sin motivos que lo sustenten. Si estamos en el caso de adquirir una IP sería conveniente tener una “ficha de antecedentes” del dominio para saber si estamos en un caso de cambio frecuente o ha sido estable con el paso del tiempo. Obviamente, no nos puede preocupar cambiar de IP en caso de causa procedente y tenga sentido.
Cambio de propietario en el dominio Si un dominio puede haber tenido diversas IP, lo mismo puede decirse con su propietario. Si ha pasado por varios manos, conviene informarse bien si sus antiguos dueños han sido penalizados por Google o qué relación tenía con el dominio. Dado el caso de transitar por muchos dueños nos puede penalizar si las condiciones no son las óptimas y viene por mercadeo. ¿Crees que el buscador no lo penalizaría?
Calidad del servidor Por supuesto, no nos podemos olvidar de la infraestructura que nos ofrece nuestro hosting. Si tiene pérdida de conexiones, es lento y no ofrece un servicio de calidad no le gustará a Google. Todos los servidores pueden tener alguna caída muy eventual pero si nuestra web no ofrece un servicio de calidad y de confianza, lastrará a nuestro SEO. Además, en las variables se encuentran que no necesitamos el mismo servicio en una web con miles de visitas diarias que con unas pocas decenas el servicio y las necesidades son distintas. La calidad de nuestro servidor tiene que, como mínimo, ser acorde a nuestras demandas y necesidades.

 

 

facebook Dominio y seotwitter Dominio y seogoogle Dominio y seodiggit Dominio y seopinterest Dominio y seolinkedin Dominio y seoprint Dominio y seoemail Dominio y seoSi te gusto, comparte el articulo.

Artículos Relacionados

Agregar comentario


*

Recibe nuestro newsletter

Suscribete a nuestro newsletter y mantente informado con nuestros últimos artículos, noticias y más. Todo completamente gratis.